Silopapa, la nueva alternativa económica para conservar su producción.

Silopapa es un innovador sistema de almacenamiento ventilado cuyo funcionamiento consiste en generar una cavidad de almacenamiento dado por dos paneles, y barreras laterales que permite el acopio de la materia prima. 

Estos dos paneles cumplen con la función de succión de aire en uno de ellos, y el otro con las aspiración de aire, este mismo se hace pasar durante la noche, enfría a los tubérculos, generando así  una atmósfera controlada para la  prolongación de la  vida de los mismos. 

El dispositivo fue diseñado para almacenar papas, batatas y cebollas, manteniendo la calidad de la producción de manera práctica y económica por un período de 4 a 6 meses.

Durante el día se puede renovar el aire generando una homologación de temperaturas dentro del silo. El silo está recubierto por un manta térmica que permite la aislación térmica con el exterior, evitando  aumentar la  temperatura durante el día, o que la materia prima se hele durante la noche. 

Estas dos variantes se manejan desde una aplicación de celular (APP), que según las inclemencias del tiempo, se puede programar para un óptimo uso, además de sensores de temperatura que leen continuamente al silo, obteniendo datos sobre  qué tipo de ventilación o renovación se debe brindar. Este sistema también permite ingresarle antibrote de una forma precisa y así prolongar la vida útil de los tubérculos.

Postcosecha

La logística de postcosecha suele ser uno de los condicionantes principales para el desarrollo de las explotaciones hortícolas.

En algunos productos, las pérdidas por problemas de almacenaje superan el 30% de la cosecha anual.

En el caso de las producciones de papa, batata y cebolla, esta limitante es muy concreta. Si bien existen dispositivos eficientes, como las cámaras frigoríficas, los costos elevados que implican terminan alejándolos de los productores.

Ante ello, muchos optan por sistemas tradicionales más económicos, como las pilas a campo (cubiertas con chalas de maíz), pero en estas condiciones el almacenamiento debe ser por un tiempo muy corto, con baja eficiencia y elevadas pérdidas de calidad.

Mediante un convenio tecnológico triangulado por la empresa McCain, el INTA de Balcarce y la empresa SiloPapa, se pudo generar un ensayo de funcionamiento en el transcurso de este invierno, obteniendo resultados positivos, con un rango de temperatura de guardado de 8 grados.

Fuente: Maquinac.com y Argenpapa.com.ar